En Censalud creemos en el perfecto y necesario equilibrio entre cuerpo y mente.

Somos conscientes de la importancia que tiene nuestra apariencia física a la hora de sentirnos bien mentalmente y viceversa.
Por eso, queremos hablar sobre el tema de la cirugía mamaria.

Muchas mujeres no se sienten del todo a gusto con su pecho y eso acaba afectando, antes o después, a su seguridad en otros aspectos de su vida.

Algunas pacientes sienten complejo por tener unos pechos demasiado pequeños, otras demasiado grandes y algunas por tenerlos muy bajos debido al paso del tiempo, al embarazo o, por ejemplo, la lactancia. Las mamas sufren una transformación que no todas las mujeres encajan igual.

Por eso, en Censalud trabajamos cuatro tipos de cirugía mamaria para poder satisfacer las necesidades de todas y cada una de nuestras pacientes. Además, una vez que la decisión está tomada, las acompañaremos en todo el proceso para que siempre sientan el respaldo de Censalud y, además, poder resolver cualquier duda que les surja.

Diferentes tipos de cirugías mamarias

  1. Aumento de pecho

También conocida como mamoplastia de aumento.

Se trata de un procedimiento quirúrgico que, como su nombre indica, consigue un aumento de pecho en aquellas mujeres que, o bien tenían poco desarrollo de la glándula mamaria de nacimiento o bien han sufrido una reducción debido al paso del tiempo, lactancias o embarazos. También podremos corregir asimetrías y diferencias notables de tamaño entre ambos pechos, que, aunque sea menos frecuente, es motivo de complejo para muchas mujeres.

Nuestro objetivo principal es satisfacer los deseos de nuestras pacientes, pero siempre estableciendo una serie de límites razonables teniendo en cuenta su fisionomía y, por supuesto, su salud. De ahí la importancia de la visita con el cirujano para poder concretar todos los detalles relacionados con la cirugía como son la selección de las prótesis que más se ajusten a su cuerpo y a sus necesidades- redondas y anatómicas, la decisión si colocarlas retroglandurales o retromusculares, o para determinar si la incisión de abordaje estará situada en el surco submamario o en la aréola.

Una vez que la cirugía está planificada, es importante realizar unas pruebas preoperatorias y una visita con el anestesista para que la intervención sea lo más segura posible.

Siempre aplicaremos anestesia general a la hora de intervenir.

Uno de los beneficios de llevar a cabo esta intervención con el equipo de Censalud es el acompañamiento que reciben los pacientes. Desde la mañana de la operación hasta el postoperatorio estamos presentes estableciendo así un vínculo basado en la confianza y en la complicidad que hace que nuestros pacientes vivan el proceso con mucha tranquilidad.

  1. Reducción del pecho

Para muchas mujeres, el problema no está en la falta de pecho sino en su exceso.

O bien por estética y falta de armonía con el resto del cuerpo o bien por problemas de salud acarreados por el peso del pecho (dolores de espalda, etc), en ocasiones es recomendable disminuir el tamaño de las mamas y conseguir así pechos más pequeños y más proporcionados con el resto del cuerpo.

En Censalud utilizamos diferentes técnicas dependiendo de las características de la paciente: tamaño del pecho, edad, salud, etc. Será en la visita con el cirujano, donde se decidirá sobre la más adecuada para cada caso en concreto.

Para llevar a cabo la intervención, eliminaremos la grasa excesiva, reduciremos la mama y eliminaremos el exceso de piel y, una vez localicemos el pezón en la localización correcta, remodelaremos la mama.

Al igual que en el aumento de pecho, también aplicaremos anestesia general para llevar a cabo la intervención.

  1. Elevación del pecho

Elevación de pecho también conocida como mastopexia.

Esta cirugía está indicada para mujeres a las que el   embarazo, la lactancia o el paso del tiempo han provocado en su pecho una pérdida de elasticidad de la piel y la consecuente caída de la mama y, en muchas ocasiones, también del volumen.

Por esto, las mastopexias en la mayoría de las ocasiones están asociadas a un aumento del volumen mediante la inclusión de un implante mamario, así conseguimos no solo elevar sino también rellenar la mama.

Todas las mastopexias dejan cicatrices que con el tiempo van desapareciendo. Además, sus efectos, aunque duraderos, no son para siempre. Deberemos tener en cuenta posibles futuros embarazos o cambios bruscos de peso.

La intervención se realiza con anestesia general, previo estudio preoperatorio y consulta con el anestesista.

  1. Ginecomastia

En último lugar encontramos la ginecomastia, es decir, un tratamiento que nos permite eliminar la glándula en las mamas de los hombres y, en caso de que sea necesario, también eliminar la grasa y la piel sobrante para dejar un tórax liso y firme.

En Censalud nuestra prioridad es siempre el bienestar del paciente. Es por eso que estamos presentes en todas las fases de la intervención para que se sientan siempre acompañamos y reconfortados.