Search
Uso de Ansiolíticos e Hipnóticos en la Conducción
ansiolíticos conducción

fECHA

Las benzodiacepinas (ansiolíticos o hipnóticos) son frecuentemente prescritas para tratar los trastornos de ansiedad y de sueño. Se conocen muy bien sus efectos secundarios como deterioro psicomotor y cognitivo, y estos podrían afectar a las tareas de la vida cotidiana como la conducción. Si consideras que tienes un consumo abusivo de éstos, quizás deberías consultar un especialista.

¿Qué producen los ansiolíticos en la conducción?

Estudios epidemiológicos muestran que las benzodiacepinas aumentan el riesgo de verse involucrado en un accidente de tráfico. Otros resultados indican que una sola noche o día de tratamiento con benzodiacepinas produce de moderado a severo deterioro en la conducción equivalente a conducir bajo la influencia de una concentración de alcohol en sangre de 0,5 mg/ml o más.

Por último, en un estudio reciente el consumo de hipnóticos para tratar el insomnio (lormetazepam, flurazepam, midazolam, zolpidem…) producía un desvío lateral significativo en el trayecto del coche de los conductores frente a los que no consumían hipnóticos. Además, peor rendimiento mostraban aquellos conductores que consumían hipnóticos durante 3 años o menos.

Así, es muy importante que los conductores que realizan la entrevista clínica durante un reconocimiento psico-médico comuniquen si siguen un tratamiento con benzodiacepinas, ya sean ansiolíticos o hipnóticos. Y así, poder recibir pautas de prevención sobre la conducción y la salud.

sobre el
autor