En Censalud creemos fervientemente en las segundas oportunidades. Es decir, darle una segunda oportunidad a nuestra cara y a nuestra piel para vivir una segunda juventud. Una segunda oportunidad para brillar y vivir libres de flacidez.

Para eso, nuestros mejores aliados son los hilos tensores. Gracias a este tratamiento no invasivo y que no requiere prácticamente ninguna recuperación, eliminaremos parte de las señales que va dejando el paso del tiempo. Las marcas de expresión, las arrugas y los signos de la edad.

El tratamiento consiste en la suspensión del tejido blando facial a través de un hilo que se inserta por debajo de la piel. Un hilo de sutura a través de una cánula en la piel que introduciremos gracias a una incisión muy pequeña.

Gracias a los hilos seremos capaces de reposicionar la piel, recolocar tejidos caídos en la cara y el cuello sin pasar por quirófano.

También podremos estimular el colágeno consiguiendo una belleza natural a base de restaurar el volumen y la forma que hemos perdido con el paso de los años.

Con los hilos las arrugas se  corrigen de manera casi instantánea, los contornos faciales se redefinen y los volúmenes faciales se recuperan.

Si lo que estáis buscando es un tratamiento adecuado para estas fiestas navideñas, éste es el tratamiento perfecto ya que los resultados son inmediatos y la recuperación es mínima.

Para más información no dudéis en consultar con nosotros en Censalud.