Durante los meses de frío y ropa de abrigo, la piel descansa del sol y sus consabidos efectos negativos. Oculta tras las capas de ropa, disfruta de unos meses de tregua en los que poder prepararse y tratarse para la inminente llegada del buen tiempo y el sol.

Desde Censalud aconsejamos a nuestros pacientes que los meses de invierno son los mejores para poder tratar la piel. En invierno podemos llevar a cabo tratamientos que no podríamos hacer en verano debido a la posterior sensibilidad de la piel y los efectos negativos y peligrosos que el sol puede causar en ella.

Diferentes tratamientos para distintas dolencias pero con una cosa en común: la sensibilidad que generan en la piel y su posterior cuidado alejada del sol.

Os ponemos como ejemplo 4 tratamientos que a los que os podríais someter en Censalud:

  1. – Tratamiento con luz pulsada: tratamiento que penetra en la piel para estimular la creación de nuevo colágeno. Sirve para el rejuvenecimiento facial y también para mejorar notablemente la calidad de nuestra piel.

  2.  – Tratamiento con láser:  tratamientos indoloros, efectivos y permiten eliminar desde marcas superficiales y arañitas hasta las arrugas más profunda
  3. –  Ydun:  un tratamiento que se aplica mediante un láser no ablativo y que es capaz de conseguir que la piel de nuestros pacientes luzca más joven, sin marcas ni cicatrices.
  4. – Tratamientos dermocosméticos con peelings químicos: tratamientos que facilitan la regeneración de la piel y el resultado es la recuperación de la luminosidad y la eliminación de marcas, arrugas, etc.

 

Un último consejo, no os olvidéis de que el frío también puede maltratar nuestra piel, ya que se expone a condiciones extremas (frío, viento y falta de humedad) que pueden provocar deshidratación.

No olvidéis cuidarla durante todo el año.

Y, como siempre, en caso de que tengáis alguna consulta o pregunta, no dudéis en poneros en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudaros.