La higiene dental es primordial a la hora de mantener una boca sana. Los dientes sanos, además de proporcionar un aspecto saludable, nos permiten hablar y comer apropiadamente.

El cepillado y uso de hilo dental son cuidados preventivos que, además de evitar problemas posteriores, nos evitarán infecciones más complicadas y costosas de solucionar.

A la hora de cepillarnos los dientes debemos tener en cuenta que existen dos tipos de cepillos: cepillo eléctrico y cepillo manual. Como es natural, la técnica de cepillado es diferente dependiendo del cepillo que utilicemos.

Con el cepillo eléctrico, al tener un movimiento oscilante y rotatorio, debemos apoyar el cepillo en la pieza durante un par de segundos. Siempre siguiendo la línea del diente. Empezaremos por la línea de abajo en las caras posterior y anterior y, para la siguiente fase, seguiremos con la arcada superior repitiendo el mismo proceso.

Con el cepillo tradicional debemos hacer círculos alrededor de las piezas. Es importante llegar a las  partes oclusales y también a las muelas. Además, nunca debemos olvidarnos de cepillar la lengua.

Siendo constantes y disciplinados conseguiremos, además de crear un buen hábito, mantener una salud dental envidiable.

Si tenéis alguna duda o ya os toca la revisión anual, sólo tenéis que pedir cita y os atenderemos enseguida: https://www.censalud.es/odontologia/