Hace unas semanas os informamos en este blog de la puesta en marcha en Censalud de una terapia con ondas de choque radiales contra la celulitis, con AWT Storz. Hoy os queremos hablar de este mismo tratamiento, pero para combatir la flacidez.

Las ondas acústicas representan un instrumento terapeútico muy eficaz para la remodelación del cuerpo. Su aplicación en el tejido tiene por efecto una estimulación de las células y un aumento de la permeabilidad de la membrana celular, con la consiguiente liberación de ácidos grasos libres y glicerina de las células.

AWT Storz es un procedimiento no invasivo que permite un tratamiento duradero y eficaz de la flacidez. La aplicación de las ondas estimula la microcirculación y disminuye los trastornos.

Los estudios efectuados durante el tratamiento de ondas acústicas confirman una mejora notable de la elasticidad cutánea. Los parámetros relativos a las propiedades mecánicas de la piel, a la estructura cutánea y al nivel de satisfacción de los pacientes son muy prometedores respecto a la eficacia a largo plazo (menos de seis meses) del tratamiento. Normalmente se hacen 5/6 sesiones, una por semana, y cada una de ellas tiene una duración de entre 15 y 30 minutos, siempre dependiendo de las zonas a tratar.

STORZ MEDICAL AG es una empresa suiza vinculada al KARL STORZ, cuyos productos de onda de choque se utilizan en todo el mundo aplicados a diversas ramas de la medicina: urología, andrología, ortopedia, fisioterapia, rehabilitación, gastroenterología, cardiología, neurología y otorrinolaringología. Gracias a la propia experiencia y a los recursos que la prestigiosa firma pone al servicio de la investigación científica, nace el tratamiento innovador “AWT® STORZ” que permite extender su uso a disciplinas como la medicina estética y la dermatología.

Este es un método de tratamiento moderno y muy eficaz en el que se aplican las ondas de choque radiales (ondas acústicas) en la zona del cuerpo a tratar. Cada día son más las mujeres que se someten a este tratamiento innovador para contrarrestar la flacidez y la predisposición a la celulitis de forma preventiva o para solucionar problemas ya visibles.